30 oct. 2015

Desde el tiempo de mi niñez, no he sido
como otros fueron, no he visto
como otros vieron, no pude llevar
mis pasiones desde una común primavera.

De la misma fente no he tomado
mi pena; no se despertaría
mi corazón a la alegría con el mismo tono;
y todo lo que quise, lo quise solo.
Entonces —en mi niñez— en lo profundo
de una más tempestuosa vida, era dibujado
desde cada profundidad de lo bueno y lo malo
el misterio que todavía me ata;

desde el torrente o la fuente,
desde el rojo precipicio de la montaña,
desde el sol que alrededor de mí giraba
en este verano teñido de oro,
desde el rayo en el cielo
que pasaba junto a mí volando,
desde el trueno y la tormenta,
y la nube que tomó la forma
(cuando el resto del cielo era azul)
de un demonio a mi vista.


SOLO, Edgar Allan Poe

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
design by pocket blogger templates | edited by themoststarrynight